Ser emprendedora milenio

Desde mucho antes de que pusieran nuestra vida personal y laboral en lockdown, la incertidumbre acerca del futuro laboral  ya era un asunto de preocupación para muchas de nosotras. Hoy, después de que dos tercios de los empleos perdidos durante la pandemia corresponden a mujeres, la idea de por fin poder alcanzar nuestra verdadera autonomía luce mucho más atractiva.

EMPRENDEDORAS HASTA HOY

Todavía antes del tremendo cambio que hemos vivido estos años, el 57% de las mexicanas en edad de trabajar no encontraba las oportunidades para hacerlo, y el 80% de las que sí laboran, lo hacen, en su mayoría, en el sector de servicios.  Es por eso que casi siempre muchas mujeres millennial optan por seguir este mismo camino de emprendimiento:

  • De los 4 millones de emprendedoras que hay actualmente en México, la mayoría se dedica a actividades enfocadas a los sectores comerciales, profesionales y de servicios.
  • De ellas, el 62,3% de las empresas fundadas por mujeres están exclusivamente en el sector consumo (Asociación Mexicana de Mujeres Jefas de Empresas -AMMJE).
  • 17.8% de las emprendedoras millennial ofrece productos o servicios únicos en el mercado.

Si bien es cierto que las millennials hemos logrado crear nuevos nichos de oportunidad al salir de las zonas de confort ya impuestas, también estamos rompiendo las expectativas de roles y cada vez nos abrimos más camino en nuevos sectores, como el de la ciencia y la tecnología.

EMPRENDEDORAS DEL FUTURO

Conozcamos a cuatro mujeres líderes emprendedoras que son un referente para otras mujeres millennial que buscan emprender negocios dentro del ámbito tecnológico-científico.

En “Innovadores menores de 35. Latinoamérica 2019”  del MIT Technology Review figura Marcela Torres, fundadora de Holacode. Esta start-up capacita y certifica a migrantes de México en el desarrollo y programación de software. En tan sólo dos años de haber sido fundada por esta líder mexicana, poco más de 300 migrantes han logrado formarse como programadores. Ejemplo de cómo un negocio puede llegar a convertirse también en una aportación social con beneficios a largo plazo.

Mujeres Conectadas, descrita como el “tinder de los negocios” por su creadora Fabiola Ortíz, es una plataforma que pretende unificar los esfuerzos de mujeres emprendedoras en tecnología para ponerlas en contacto con empresas líderes en el mercado de la teleinformación con el fin de formar alianzas profesionales.   

Sin embargo, los contactos de negocios no son la única preocupación de las jóvenes emprendedoras. Las microempresarias mexicanas enfrentan muchas dificultades para conseguir todo el apoyo que requieren. Por esta razón, la inversionista Deborah Dana decide emprender con una plataforma digital que ayuda a otras mujeres a vender a través de distintos canales digitales. Canasta Rosa ofrece a sus colaboradoras 3 tipos de servicios: capacitación en marketing digital, un marketplace especializado, consultoría y acompañamiento durante todo su proceso.

Aunque no todas son emprendedoras con grandes recursos y capitales. Claudia Magdaleno creó una tienda virtual desde su habitación en Guadalajara con una inversión de 4 mil pesos y hoy hace envíos internacionales a través del  sitio web de su marca, Cherry Pink, y de plataformas de compra/venta en línea como Mercado Libre.  Actualmente, ha vendido el mismo producto más de 6 mil 500 veces ganando el reconocimiento de “el más vendido” en la categoría “Moda” a nivel nacional varias veces.

Estas mexicanas jóvenes emprendedoras tienen un enfoque innovador y buscan alianzas para apoyar a otras mujeres a llegar a puestos directivos o desarrollar sus propios emprendimientos.

Sin embargo, aún existen vacíos en cuanto al emprendimiento científico y tecnológico a cargo de mujeres líderes, lo que pone al descubierto una de las grandes áreas de oportunidad para millennials mexicanas interesadas en este sector.

Pero, incluso cuando este no sea el área profesional que nos llama al emprendimiento, ¿sabes qué papel juega la tecnología para otras emprendedoras millennial?

LA TECNOLOGÍA EN LA FORMACIÓN DE EMPRENDEDORAS

Ya sabemos que el idioma que reina en la ciencia y la tecnología es el inglés, por lo que un buen manejo en este idioma se vuelve, de nuevo, indispensable en el camino a cualquier futuro proyecto profesional.

No sólo es cuestión de querer desarrollar negocios dentro de este sector, sino que llevamos mucho tiempo confiando varias de nuestras tareas cotidianas a la tecnología. Muchas de las nuevas herramientas tecnológicas sólo pueden conseguirse en su idioma original, inglés, y para aprovecharlas al máximo tenemos que ser capaces de comprender en su totalidad su funcionamiento y sus beneficios.

Pero esto no es todo, en México, la gran mayoría de millennials piensan que Internet y demás herramientas tecnológicas han sido un ingrediente insustituible en su educación. Cursar posgrados, diplomados o cursos en inglés y ampliar nuestro paquete de habilidades al tener acceso a contenidos educativos de mayor calidad es siempre un punto extra cuando de competir en el mercado laboral se trata. 

Saber inglés te acerca a contenidos educativos que terminan siendo el diferenciador en nuestro desarrollo profesional. Te permitirá tomar ventaja del uso de herramientas de estudio y trabajo más actuales y que sólo pocos utilizan, precisamente por estar en esta lengua. Pero, ¿son estos los únicos beneficios de hablar inglés cuando queremos entrar en el mundo de los negocios?

PONTE EN CONTACTO CON EL MUNDO:
INTERNACIONALIZA TU NEGOCIO

Las redes de apoyo de las mujeres son cada vez más sólidas, pero a veces no basta con la promoción de boca en boca: mantener contacto directo con la tecnología y el Internet a la hora de promocionar cualquier producto o servicio es de suma importancia hoy en día.

Poder manejar toda esta información en inglés nos facilita el trabajo, pero además, y tal vez mucho más importante, comprender inglés también te permitirá ampliar los horizontes de tu organización. 

Por un lado, existen distintas formas de darte a conocer en círculos con los que no tengas contacto directo. El Internet ofrece varias maneras de llegar a cada vez más clientes potenciales. Las más utilizadas son:

  • Sitio web de tu negocio
  • Redes sociales
  • Blog semanal
  • Tienda en línea (o ecommerce)
  • Plataformas y comunidades de compra y venta en línea

Llevar tus productos o servicios más lejos a través de estos apoyos le otorgará presencia digital internacional a ti y a tu negocio, lo cual se traduce en un mayor impacto comercial. Una presencia sólida en línea da a las empresas una ventaja sobre la competencia y te pone en contacto con otras redes de negocios.

CONTACTOS y CONTRATOS: INTERNACIONALIZA TU AGENDA

Sabiendo usar las herramientas de las que disponemos podemos comenzar a extender el impacto de nuestro nombre o de nuestra marca. Por lo que, por otro lado, al ampliar el alcance de nuestros productos o servicios, ahora estaremos al alcance de todos aquellos que, fuera de nuestro país, se interesen por lo que nosotras ofrecemos.

Un inglés enfocado al área de negocios nos ofrece un panorama mucho más extenso y detallado para poder crear puentes entre nuestra oferta y la demanda. Como mencioné antes, el Internet ofrece abundantes medios capaces de alcanzar a cada vez más clientes potenciales, o incluso, a potenciales empleadores o clientes.

De igual manera, el contacto con culturas extranjeras a veces nos demuestra las diferencias que existen en cuanto a la brecha de género en ambientes profesionales. Buscar y encontrar un ecosistema emprendedor que no vulnere los derechos y que mejor se adecúe a las necesidades de las mujeres mexicanas millennial es mucho más fácil si podemos establecer buenas relaciones de comunicación con estas otras culturas.

Todo emprendimiento requiere tener a la mano habilidades de comunicación que probablemente ya sean parte de nuestro repertorio, pero para lograr la proyección de nuestras organizaciones a niveles internacionales se requiere poder entablar relaciones comerciales de confianza, lo cual puede lograrse mucho más fácilmente utilizando, no cualquier inglés, sino un inglés laboral que sirva a nuestros propósitos específicos.

La profesionalización del inglés y su integración a otras capacidades técnicas pueden contribuir al despunte profesional de tu liderazgo bilingüe.

Además de ampliar nuestro portafolio al poder aprender a trabajar, por ejemplo, con software de alta especialización, el inglés de negocios es la herramienta esencial para el emprendimiento de las mujeres millennial, su expansión y su progreso. Nos da la capacidad de emprender proyectos internacionales, algo que sólo se puede lograr si podemos ofrecer, a clientes fuera de México, un servicio bilingüe.

Entre la oferta comercial y profesional allá afuera, muy pocos pueden echarse ese paquete a la bolsa y  la demanda de un proveedor de servicios en inglés es cada vez mayor. Asegúrate de ser tú quien, con seguridad, pueda responder a esta escasez.

¿QUÉ HACER SI SOY UNA EMPRENDEDORA MILENIO EN POTENCIA?

93% de las mujeres millennial mexicanas tiene dentro de sus planes emprender un negocio en los próximos cinco años. Un número que supera a nuestras posibles socias en países como Estados Unidos y Canadá.

Pero la necesidad de estabilidad económica no debe ser el único motor para emprender. Hoy es cuando tenemos que responder ante esa necesidad de evolución, de cambio, de re-creación.

Sin olvidar que no es sólo por cuestión de géneros, todos tenemos, ahora más que nunca, la oportunidad de poder avanzar en una dirección que quizá nunca antes habíamos pensado tomar. Sin embargo, en especial las mujeres tenemos el deber de perpetuar el lugar que poco a poco hemos ido reclamando.

La independencia financiera ayuda a las mujeres jóvenes jefas de familia a tener más recursos para sus hogares y su familia, por lo que el potencial de la contribución femenina refuerza no nada más sus proyectos personales, sino el cambio social y económico que México persigue.

El estancamiento personal, social y profesional de las mujeres millennial no se queda en eso, sino que penetra en el tejido socioeconómico de todo un país y su relación con otras potencias.

“La brecha de género le cuesta a México 25% del ingreso per cápita.”

Poco menos del 50% de las mujeres emprendedoras de México tienen entre 18 y 34 años. Este rango de edad suele considerarse dentro de la edad educativa, así que todas aquellas mujeres jóvenes que queremos aumentar el valor de nuestra propuesta empresarial debemos considerar buscar lo necesario para satisfacer nuestra hambre de progreso.

Hoy en día, a falta de oportunidades y espacios seguros para la mujer y su desenvolvimiento, la opción es el emprendimiento.

Deja un comentario