Diferencias entre el inglés británico y el americano

“Dos países separados por el mismo idioma”, dice la famosa frase. Si llevas un tiempo estudiando inglés te habrás encontrado con que parece haber dos variantes del idioma. Seguramente habrás encontrado que los personajes de ciertas series son muy difíciles de entender a pesar del tiempo que llevas estudiando y probablemente sepas que en unos lados comen cookies y en otros biscuits.

Pues sí, la verdad es que el mundo del inglés es más grande de lo que pudiera parecer. Ve las cosas desde el punto opuesto: imagina a un inglés que ha estudiado varios meses español en una escuela de España y de repente se encuentra con que entiende muy poco una serie mexicana. Es una confusión que el mismo idioma se hable diferente en dos lugares, pero esto no es necesariamente más difícil.

¿Cómo pasó todo esto? En realidad,  no es algo tan extraño que dos países hablen distinto. Aun dentro de tu país notarás que la gente habla diferente, incluso dentro de una ciudad o una misma familia. ¡Imagina qué tan grandes serán los cambios en comunidades separadas por tanta distancia y tanto tiempo! Si te fueras de tu país y volvieras en cien años, notarías muchos cambios; sólo piensa en palabras que no usábamos hace diez años como “meme” o “zoom”.

Sabrás que el territorio que hoy conocemos como Estados Unidos fue colonizado por migrantes ingleses, entre otros. Tiene sentido que a partir de ahí el idioma haya tomado dos rutas distintas; pero la verdad es que esos colonos ya hablaban un inglés ligeramente distinto, con diferentes pronunciaciones.

¿Hay más de dos “ingleses”?

Por supuesto. En realidad, el inglés es uno, pero lo que leemos y oímos en cada caso es un dialecto; así que sí, hay muchos dialectos del inglés.

Veamos el inglés británico. Se habla en Inglaterra, obviamente, y a menudo se le considera más correcto, más elegante y formal. A muchos les hará pensar en ciertas imágenes como la serie Downtown Abbey, por ejemplo, pero esto es una apariencia; la formalidad no está limitada a una región.

La otra cara del inglés es el inglés americano, que mucha gente asocia a un medio más amigable, más informal. Algunos incluso lo ven como un inglés menos correcto o corrupto. Nada más lejos de la realidad, ambos son dialectos válidos del idioma.

Diferente Vocabulario

Ambos dialectos se distinguen por referirse a la misma cosa de diferente manera. No te preocupes; no son tan drásticas las diferencias. Piensa cuáles de estas palabras has oído más frecuentemente: trousers o pants, apartment o flat, crisps o chips.

En muchas ocasiones estarás más familiarizado con las palabras americanas, en buena medida por la influencia cultural que tiene sobre nosotros. Mira esta lista:

Inglés americano
Inglés británico

Pants Trousers

Chips Crisps

College University

Eggplant Auvergine

Elevator Lift

Gramática diferente

Las estructuras también cambian en algún grado, aunque este cambio no es tan marcado. Por ejemplo, en el inglés británico encontrarás estructuras como shall cuando quieras ofrecerle algo alguien. Let´s continue, shall we? Mientras que esa palabra es verdaderamente inusual en Estados Unidos.

Algunas preposiciones también se ven afectadas: si quieres inscribirte en un curso en Inglaterra tendrás que enrol on a course, mientras que si lo haces en Estados Unidos será enroll in a course (nota la doble l). Si debes llenar un formulario en inglés británico deberás fill in a form, mientras que si lo haces en Estados Unidos será fill out.

Además de todo esto verás que algunas palabras se escriben diferente, como color (Am) y colour (Brt) o flavor y flavour; otras tienen cambios más discretos como apologise (Bri) y apologize (Am) o defence (Bri) y defense (Am).

Algunas expresiones que puede que ya sepas cambian en inglés británico. Palabras colectivas como team, family y staff son técnicamente singulares, así que deberían ir con is; por ejemplo: My family is in Portland. En Inglaterra pueden ser también plurales, así que puedes perfectamente decir The staff are working o The team are getting ready.

Palabras que suelen ir juntas, las cuales conocemos como collocations, también pueden cambiar. En Estados Unidos puedes ducharte, es decir, take a shower, pero en Inglaterra es válido decir have/take a shower. Lo mismo pasa con have/take a break.

Algunas diferencias son famosas, como por ejemplo el pasado participio de get, que es gotten en Estados Unidos y got en Inglaterra, otras son más curiosas y menos notables, pero no deberían sorprendernos tanto. El español muchas veces suena aún más distinto en otros países. Por ejemplo, ¿sabías que en Chile le dicen Palta al Aguacate?

La mayor diferencia

Los cambios de palabras son de esperarse y pueden ser muy drásticos aun dentro del mismo país, pero el cambio más grande y el que más conflicto causa en el inglés es la pronunciación y el acento.

Si has escuchado a un inglés hablar notarás que suena completamente distinto a lo que acostumbramos, por ejemplo, en las películas de Hollywood. Puede ser difícil explicar qué suena distinto, pero puedes darte cuanta perfectamente de que muchas palabras no suenan como te enseñaron a decirlas.

Primero que nada, no desesperes; la pronunciación del inglés es un desafío aun para los que lo hablan como primera lengua. Para los estadounidenses, no sólo la pronunciación inglesa es problemática, a menudo bromean sobre la pronunciación de cantantes tradicionalmente americanos que son difíciles de entender como Bob Dylan o James Brown.

¿Qué características componen el acento británico? Considera que no existe tal cosa como “el acento británico” así como no hay un “acento mexicano” por el hecho de alguien de Nuevo León no habla como alguien de la Ciudad de México. Para una respuesta rápida resaltemos tres características de a aquello a lo que se refiere la gente cuando dice: “tiene acento inglés”.

El primer rasgo que notarás es que el acento “inglés” es más gutural, mientras que el americano es más nasal. Esto quiere decir que sus vocales resuenan en la garganta y para esto necesitan abrirla más de lo que estamos acostumbrados.

Otro rasgo característico es que la r frecuentemente no se pronuncia. Seguramente te han enseñado a pronunciar Hard y Butter, pero notarás que en algunos lugares de Inglaterra esa r no se pronuncia.

A decir verdad, lo que complica entender este acento a muchos hispanohablantes es que muchas letras no se pronuncian como la t, la d y la k al final de una palabra. Es por este motivo que Like y light pueden sonar exactamente igual en algunas regiones. Por otro lado, la p, la k la t entre vocales se aspiran, es decir que se pronuncian con una explosión de aire.

Más de dos “ingleses”

Estas explicaciones son bastante generales, y decir que alguien tiene acento británico en realidad no nos dice mucho, ya que habría que especificar de dónde es esa persona. Si hablamos del Reino Unido, entonces nos referimos a que hay acentos distintos en Irlanda, Escocia, Gales e Irlanda del Norte, si sólo nos referimos a Inglaterra nos encontraremos con dialectos del sur, del este, del oeste, del norte y del centro.

La situación no es distinta en Estados Unidos, donde encontramos el acento afroamericano, el texano, el del norte-centro, el mid-atlantic, el neoyorquino y más. Esto no tiene que detenernos porque después de todo lo que buscamos es poder comunicarnos; ésta es la razón  por la que en ambos casos se ha desarrollado un inglés que podemos denominar como estándar.

¿Qué es el inglés estándar?

En el caso de Estados Unidos existe el General American que podría decirse que es la manera general en que hablan las personas del Norte y Oeste con educación media o superior, aunque pueda variar entre individuos ligeramente. En Inglaterra existe el Received Pronunciation, que también es una manera de reunir a personas de ciertas características socioeconómicas. El Multicultural London English, por ejemplo, incluye personas de nuevos grupos migrantes que han llegado al país.

Esto tiene sentido también en español, ya que, por muy distintos que sean nuestros dialectos, personas con cierto grado de educación podemos entendernos claramente en un contexto profesional sin importar de qué país seamos.

Entonces, ¿qué dialecto escojo?

Es importante que estés consciente de las necesidades particulares de tu inglés. El dialecto británico estándar está relacionado con entornos educativos. Por ejemplo, los cursos de inglés financiero frecuentemente están basados en inglés británico. Sin embargo, este inglés podría ser algo extraño si se trata de entablar comunicación con estadounidenses.

El acento norteamericano estándar puede ser la manera más conveniente que tengas para darte a entender en el mundo de habla inglesa por las siguientes razones.

  1. En general, es entendible en el territorio estadounidense y en Canadá. Dos de los socios comerciales más importantes de México y América latina.
  2. Es el acento que más se te facilitará por la ubicación geográfica que tenemos y por el grado de exposición cultural. A través de películas y música, no solo tú, sino el mundo entero ha estado expuesto a un inglés más americanizado. En Europa es más probable que estén acostumbrados a formas británicas tanto del idioma como de la cultura.
  3. El inglés no sólo es una forma de comunicarte con el mundo angloparlante; su importancia está en que te une con el mundo entero. Es el idioma más aprendido en el mundo, por lo que rebasa por mucho su importancia geográfica original. Si el inglés permite conectar con el mundo, lo más apropiado es que lo haga de la manera más eficiente y fácil de entender.

Así, ya conoces un poco más sobre principales matices y diferencias que en algún momento puedes haber encontrado en tu camino, pero cuéntanos ¿cómo te ha ido con alguna de estas dos variantes del inglés?; ¿tienes alguna preferencia? ¡Comparte con nosotros tus experiencias!



Deja un comentario