¿Soy un intrapreneur? El test de emprendimiento interno

Imaginemos la siguiente situación: Julieta Cruz, una joven promesa haciendo sus estudios de posgrado en el Brain and Cognitive Science department de la MIT School of Sciences; después de años de estudio y una estancia post-doctoral, Julieta es contratada por una gran empresa global de logística y almacenamiento para hacer un diagnóstico de los almacenes de la empresa e implementar mejoras en la digitalización de estos; con el paso del tiempo, los procesos de innovación implementados por Julieta generan una cultura de eficiencia que se refleja en los índices de productividad y eficiencia agregada de la empresa, por lo que Julieta recibe no sólo un ascenso acompañado de un gran salario y beneficios exclusivos, sino también un atractivo bono anual.

Y, la gran pregunta es…¿debería Julieta dejar todo ello para emprender su propio negocio? Hoy en día, cuando hablamos de emprendimiento, solemos pensar en estos personajes rebeldes e irreverentes que dejaron sus estudios, sus trabajos fijos, y, en pocas palabras, su seguridad financiera, para enfocar toda su energía y pasión en la implementación de esa idea o ideas de negocio que les llevaron a dar el gran paso.

Los emprendedores o entrepreneurs son esos seres geniales que sacuden al mundo con ideas salvajes que, en muchos casos, han terminado por moldear no sólo nuestros comportamientos, sino incluso el futuro de nuestra especie, rompiendo los límites entre lo realizable y lo imaginable con el propósito de materializar su visión.

Sin embargo, el enorme éxito de algunos de estos emprendimientos no sería posible si no existiera otro tipo de emprendedor que decide ser parte de una visión y convertirse en su embajador. Estos individuos son lo que Gifford Pinchot en 1985 denominó intrapreneurs.

Los intrapreneurs o intraemprendedores emprenden dentro de una corporación que ya existe, de ahí que a este tipo de emprendimiento también sea conocido como emprendimiento corporativo. Estos individuos tienen la capacidad desarrollar un comportamiento emprendedor que va de la mano del descubrimiento, el análisis y el aprovechamiento o la generación de nuevas oportunidades de negocio.

Dichas oportunidades de negocio parten de una cultura de innovación impusalda por ellos mismos, una cultura organizacional que se basa en la introducción de novedades, la modificación de elementos o la introducción de elementos completamente nuevos con el fin de mejorar o introducir procesos relevantes para la mejora continua en términos de productividad, eficiencia y rentabilidad.

El punto clave para distinguir a un intraemprendedor de un emprendedor independiente es que los intraemprendedores, aun siendo los generadores de estas nuevas oportunidades de negocios, acaban compartiendo con la empresa el riesgo que estas nuevas implementaciones conllevan. En el caso de los emprendedores independientes, el riesgo es completamente asumido y, muchas veces, autofinanciado.

Citando a Xavier Camps Coma, las características de los intraemprendedores pueden ser las siguientes:

1.Pasión: necesitan grandes retos y desafíos para mantenerse comprometidos y motivados.

2. Autonomía: necesitan el control de su tiempo para centrarse en sus proyectos y mejorar su rendimiento.

3. Persistencia: cada proyecto no es un trabajo, sino un desafío que están dispuestos a lograr.

4. Tolerancia a la incertidumbre y el riesgo: tienen la habilidad de tomar decisiones en situaciones de elevada incertidumbre y riesgo.

5. Seguridad en sí mismos: están conscientes de sus habilidades y recursos, así como de sus áreas de oportunidad.

6. Abiertos al cambio: les encanta probar cosas nuevas, y estar involucrados en proyectos de innovación.

7. Curiosidad: tienen la inquietud de descubrir neuvas oportunidades

8. Orientados a la acción: sus acciones están destinadas al logro de sus proyectos

Si bien el emprendimiento es una selva sin caminos prestablecidos, el camino que lleva a los linderos de esta selva es una suerte de bifurcación. Por un lado, están aquellos cuyo deseo de independencia y sed de riesgo los lleva a buscar la emoción de afrontar lo desconocido con sus propios recursos, pero también existen esos otros que buscan edificar desde los cimientos de lo que ya fue fundado, contagiados por una visión y convencidos de poder contribuir al desarrollo de ésta.

En cierta forma, toda organización con grandes aspiraciones de crecimiento necesita de estos intraemprendimientos para potenciar su alcance, alimentar su espíritu de transformación y apalancar su desarrollo. La única pregunta aquí es… ¿de qué lado crees estar?

¡Déjanos tu correo para descargar el test y descubrir si tu mindset tiende a alinearse con las características de un intraemprendedor!

Deja un comentario