¿Cómo elegir un curso de inglés? DOs y DON’Ts en tu búsqueda de cursos de inglés de negocios

Uno de los grandes problemas al que muchos nos enfrentamos cuando queremos elegir un curso de inglés de negocios es el de no saber qué buscar ni cómo buscarlo… además de que muchas veces ni tenemos el tiempo para hacer una investigación exhaustiva, por lo que se vuelve difícil tomar una decisión inteligente. Así, ya que muchos aspectos de tu futuro profesional podrían depender de elegir el curso de inglés adecuado para las necesidades específicas de tu trabajo, aquí te traemos algunos Dos & Don’ts en tu búsqueda del curso perfecto.

Muchos cometemos el error de novato de elegir la opción que prometa mejores y más rápidos resultados, la que nos quede más cerca, o la que de plano nos parezca más barata. Sin embargo, una inversión pobre, siempre nos dará resultados pobres.

No caigas en la trampa de aquellas promesas de venta como la de “sé completamente bilingüe en menos de un año”. Dominar el inglés toma tiempo (alrededor de 1,200 horas de estudio guiado) y no existe forma alguna de tomar atajos.

NO CUALQUIER CURSO DE INGLÉS NOS LLEVA A DONDE QUEREMOS

La oferta en estos días es infinita. Por un lado, tenemos algunos cursos de inglés que, usando el pretexto de que cuando aprendimos nuestra lengua materna estábamos totalmente inmersos en el idioma, nos venden la idea de que así podremos también aprender inglés o cualquier otra lengua. Bueno, news flash: ya no somos niños, y nuestro cerebro tampoco es el de un niño.

Este método también implica muchas veces aprender a través de exposiciones directas al lenguaje en las que no te queda más que ver cómo le haces para comunicarte. Para algunos esto sería como dejarte caer en una isla abandonada sin ningún tipo de kit, ni conocimientos de supervivencia.

Además, se supone que estamos buscando cursos, si no baratos, que no impliquen una inversión estratosférica.

Hay muchos cursos que te ofrecen estudiar en el extranjero durante periodos de 4 a 6 semanas, y, aunque ésta puede ser una muy buena opción aproximarse a la cultura del idioma y suena muy romántico todo eso de tener una experiencia de crecimiento personal mientras aprendemos inglés, para obtener los “mejores resultados” de estos métodos tenemos que poseer los recursos necesarios para viajar y vivir en el extranjero durante algún tiempo. Además… ¿quién tiene tiempo para un viaje así cuando con dificultades podemos ir a nuestras playas de vez en cuando? 😓

SIN IR MÁS LEJOS

Por otro lado, aquellos cursos que te prometen una inmersión total sin abandonar tu país suelen resultar tediosos, cansados e ineficaces cuando eres un estudiante principiante. Puede ser un sistema idóneo para afianzar y perfeccionar un idioma, pero no para iniciarse en él (Deutsche Welle).  Bajo el supuesto de que aprenderás inglés en cuestión de semanas, pero tras 8 largas horas diarias de clase, estos métodos terminan siendo, además de cansados, carentes de valor educativo, ya que se suele aceptar la idea de que nuestra atención puede durar de 15 a 20 minutos… y nada más. De esta forma, los siguientes 460 minutos serán sólo un martirio y una pérdida de tiempo y dinero valiosos.

Pero, ¡calma! Esto no significa que debamos tener clases de 15 minutos. No, no; el proceso de la atención es un ciclo. Y ya que la atención en nueva información sólo puede mantenerse durante este tiempo, el trabajo de nuestro instructor es organizar el contenido de la sesión en bloques que no superen los 20 minutos, después de los cuales lo explicado debe reforzarse mediante práctica guiada, optimizando estos ciclos de atención y así, facilitando el aprendizaje.

LA IMPORTANCIA DE UN ENTRENAMIENTO CAPACITADO

Otro error muy común es el caer en la trampa mercadotécnica de los “maestros nativos”: el ser un hablante nativo de cualquier idioma no equivale a ser un experto en enseñar dicha lengua. Piénsalo, si alguien te pidiera que le enseñes español, ¿sabrías qué regla gramatical usar para aclarar cualquier duda?, ¿sabrías por dónde empezar a explicarle cómo hablar español? Es probable que no.

Siempre será mejor buscar cursos con instructores certificados o con experiencia suficiente en aspectos pedagógicos, ya sean nativos o no. Priorizar la aplicación de un método pedagógico adecuado sobre la exposición llana al idioma puede hacer la diferencia.😉

Ahora, por más bueno que sea nuestro entrenamiento, cuando aprendemos información nueva la memoria se encarga de retenerla, pero sin la atención requerida, olvidaremos todo al terminar la clase. Es esencial que encontremos relevancia en aquello que aprendemos, esto aumenta nuestra motivación y, por lo tanto, nuestra atención y nuestra memoria, lo que a su vez refuerza el impacto de nuestro aprendizaje (Navarro, 2015).

También es importante recordar que nosotros como alumnos debemos tener autodisciplina y autocontrol para mejorar la atención en nuestras clases. Aprender un idioma no es un ejercicio pasivo: requiere de esfuerzo, tiempo y dinero, además de toda nuestra disposición para practicar fuera de clases.

LA PRÁCTICA ESPECIALIZADA HACE AL MAESTRO.

Hay muchas formas de practicar y no todo es “tareas”. Trata de encontrar un curso de inglés laboral que incluya actividades personalizadas, relevantes para tí, para tu entorno personal y de negocios.

Recuerda que entre mayor sea la relación entre lo que queremos aprender y nuestras experiencias en la vida diaria, mejor serán las asociaciones entre lo que estudiamos y nuestras áreas de interés. Así que, entre más nos identifiquemos con aquello que queremos aprender, estaremos mucho más motivados, prestaremos más atención y así, será más probable que recordemos a largo plazo aquello que estamos repasando. Aprender inglés será más fácil si tenemos dónde aplicarlo en nuestro día a día.

Independientemente de la decisión que tomes, un curso que te ofrezca un entrenamiento y prácticas diseñadas especialmente para tus intereses te resultará más relevante y te dará la seguridad que necesitas para alcanzar tus objetivos particulares. Algo que la mayoría de las opciones genéricas de cursos en el mercado no suelen ofrecer. 

LA IMPORTANCIA DE UN ENTRENAMIENTO ESPECIALIZADO EN TU CAMPO PROFESIONAL

No lo creerás, pero algunas de las escuelas más grandes, supuestamente enfocadas en inglés de negocios, cuentan con profesores poco calificados para dar una clase en el nicho. Esto se debe a que estas escuelas buscan volumen y necesitan contratar a un gran número de profesores, sin importar si estos tienen conocimientos en ciertas áreas de negocios o no.

Aprender inglés es de por sí un reto; ahora imagina lo difícil que es encontrar una opción verdaderamente enfocada en inglés de negocios; ¡ahora imagina encontrar una opción enfocada en el inglés de TU negocio! Muchos cursos ofrecen propuestas que al final, resultan poco especializadas para los propósitos del campo profesional específico de cada estudiante.

Ve más allá, explora agencias pequeñas o profesores particulares que se enfoquen en tu nicho.

Sin embargo, es cierto que aunque es importante encontrar un entrenamiento particular especializado, recuerda que los maestros no son diccionarios ni tienen grados de especialización en todas y cada una de las áreas laborales o campos de trabajo de este mundo.

Muchas veces, hay escuelas o agencias de coaching emergentes que cuentan con plantillas de profesores capacitados; instructores con la disposición de  trabajar en equipo contigo y con la capacidad de entender la industria en la que te desenvuelvas profesionalmente. Pero tu instructor es sólo una guía, tú tienes un papel activo y constructivo en tu propio aprendizaje; en cuestiones de especializar tu inglés de negocios, es trabajo no sólo del instructor, sino también tuyo.

BUSCA MÁS ALLÁ

Hoy existe una gran variedad de cursos más allá de las opciones que presentan las empresas que pueden ser las más reconocidas, pero que también son las más obsoletas para lo que se necesita en el mercado laboral angloparlante de este siglo.

Hay agencias emergentes, que incluso cuando se encuentran en proceso de construcción, pueden llegar a ofrecer servicios más especializados que satisfacen tu necesidad de aprender inglés de negocios con más profesionalismo, dedicación y un enfoque individualizado. Encuentra esos nuevos horizontes, busca tu curso de inglés laboral entre esas opciones, dales una oportunidad y pide una clase muestra para poder evaluar si te sientes a gusto con el método que ofrecen. Godspeed!

Deja un comentario