Covid-19: las nuevas habilidades necesarias para el mundo laboral

COVID-19 es un término que hasta hace no mucho resultaba de lo más ajeno a nuestras vidas; es increíble, pero hace un año no hubiéramos sospechado que se volvería parte de nuestro vocabulario de todos los días. Así de abrupto ha sido el cambio y no hay sector social que no se haya visto sensiblemente afectado por esta crisis, principalmente los campos de la salud, la educación y el empleo.

Los analistas luchan diariamente por dimensionar el impacto que este evento tendrá a largo plazo, y, hasta el momento, sólo tenemos la certeza de que el mundo está sufriendo un cambio y que las condiciones de pobreza y desigualdad van a la alza. Sin embargo, el panorama no es necesariamente tan negativo, ya que hay medidas que podemos tomar, pues como indica el Programa de Desarrollo de las Naciones Unidas: “(…)sin una respuesta socioeconómica urgente, el sufrimiento global aumentará poniendo en peligro las vidas y modos de vida en años futuros”.

Ahora bien, está claro que no podemos esperar a que la situación mejore y que la economía se revierta a un punto anterior, pero una cosa es cierta: cuando el problema del virus haya pasado, el mundo laboral será otro, así que está en nosotros tomar medidas para anticiparnos a ese nuevo mundo. Hoy más que nunca capacitarse es fundamental y los idiomas ocupan un lugar prioritario en la escalera del desarrollo profesional. 

¿A qué nuevo mundo laboral nos estamos enfrentando?

Cada rama se ha visto afectada de manera particular. En algunos casos el cambio ha sido más llevadero; tal es el caso de los sectores administrativos, los cuales han podido recurrir al trabajo desde casa y a la reducción de horas para amortizar pérdidas. En otros casos, como en los de las industrias restaurantera, hotelera y de entretenimiento, el trabajo cotidiano es simplemente insostenible y muchos negocios han tenido que cerrar indefinidamente.

Sin embargo, algunos sectores se mantienen a la alza, particularmente aquellos que tienen que ver con distribución de servicios digitales. En todo caso, hay un factor en común: se está haciendo una transición masiva del trabajo a entornos virtuales y aquellos sectores que dependen exclusivamente de la interacción directa con los clientes son los que tienen mayor dificultad para sobrellevar este cambio.

La transición digital y los llamados entornos paperless eran una posibilidad contemplada ya hace varios años, pero esta situación nos ha obligado a acelerar súbitamente la adopción de nuevos modos de trabajo y de consumo; ahí tenemos el ejemplo de una de las plataformas de streaming más grandes del mundo: Netflix, que en el primer trimestre de 2020 abrió 15 millones de cuentas nuevas a raíz del aislamiento.

Otro ejemplo es el del mercado de las plataformas para teleconferencia, el cual tuvo uno de los cambios más grandes en el último año, impactando de manera significativa las vidas de las personas. ¡El crecimiento de Zoom en 2020 fue del 335%! Y no es secreto para nadie que la nueva normalidad en la conectividad de la escuela y la oficina está gobernada por estos servicios de conferencias digitales.

La necesidad de estar interconectados en tiempo real rebasa por mucho las preocupaciones que los usuarios puedan tener y esto da cuenta de cómo el uso de entornos digitales ya no es cuestión de elección, sino una necesidad.

¿Qué papel juega aprender inglés en este entorno?

Nuevos métodos de trabajo implican tanto nuevos alcances como nuevos mercados. Gracias a los medios digitales, las distancias se han acortado significativamente en múltiples procesos, ya que una junta puede agendarse en cualquier momento y con cualquier conexión a internet que esté a la mano. Esto ha impulsado a mucha gente a volverse tecnológicamente funcionales y a prepararse para un entorno digital que a su vez es multicultural y está constituido por una diversidad de idiomas.

Los días de poner un estimado de nuestro dominio del inglés en la solicitud de empleo quedaron atrás; cada vez más empresas requieren de estándares más precisos para medir el dominio del idioma de sus elementos, requiriendo así puntajes de TOEFL y entrevistas de empleo más formales llevadas a cabo en inglés. Además de esto, cada vez es más necesario que los empleados, aun aquellos con un nivel medio de especialización, estén capacitados en el uso de medios digitales.

Cifras de la Organización Mundial del Trabajo indican que el desempleo en jóvenes con algún grado de preparación en América Latina ha aumentado considerablemente, pasando de un 54.3% a un 48.2% de participación en el empleo. Si sumamos a esto la constante oferta de formación en línea como cursos y diplomados, nos encontramos con que el grado de capacitación es, en muchos casos, superior a la oferta de empleos. Así, podemos decir entonces que el entorno laboral es cada vez más competitivo y exigente.

Todo esto muestra que nos encontramos en un momento idóneo para desarrollarnos en habilidades clave, particularmente en aquellas que involucran una comunicación óptima y efectiva. Los empleadores están conscientes de esto y, además, lo anterior ha quedado claro a partir de la segunda mitad de 2020, la cual se vio marcada por un reacomodo a gran escala de puestos de trabajo. Así que, ¿es buen momento para mejorar el dominio del idioma? Sí, y aquí tienes tres razones:

La primera es que, a pesar de que hay una sobreoferta de profesionistas con formación especializada en el país, son comparativamente pocos los que tienen un dominio funcional del inglés. Aunque es difícil tener una cifra precisa, varios organismos como el Instituto Mexicano para la Competitividad reportan que, en general, el dominio del idioma en México oscila entre el 5 y el 11 por ciento de la población.

En segundo lugar, tenemos que ante las nuevas necesidades y la reciente aparición de “tiempo libre” en amplios grupos de la población, muchas instituciones han incrementado el abanico de ofertas para lograr tener una formación en el idioma inglés.

La Organización Internacional del Trabajo estima que, en el caso de América Latina, en promedio, en aquellos casos donde no hubo pérdida del empleo, hubo una reducción sustancial en la jornada laboral semanal, pasando de 43 a tan sólo 25 horas. Este repentino aumento en el tiempo disponible y las nuevas plataformas de teleconferencias ha dado lugar a numerosas dinámicas de educación en idiomas que están entrando en una nueva fase de desarrollo y prometen volverse la nueva norma.

Por último, hablemos del papel que desempeña el inglés en el panorama internacional. La facilidad para contactar personas y empresas en todo el mundo abre el panorama cultural de maneras nunca antes vistas. Para algunos esto ha cuestionado el papel del inglés como el idioma fundamental para la comunicación en el mundo. Sin embargo, recordemos que el inglés sigue siendo el idioma de los negocios, ya que no sólo sirve para comunicarse con personas en países como Estados Unidos o Canadá, sino que se ha vuelto el nexo entre muchas otras culturas, sin mencionar que es el idioma de las telecomunicaciones y seguirá siendo el más utilizado de internet. Así, hablar inglés nos permite interactuar con otros hablantes alrededor del mundo sin importar su lengua materna.

De acuerdo con Manpower, el inglés continúa siendo una habilidad difícil de encontrar en América Latina. The Economist Intelligence Unit reporta que, para empresas con presencia internacional, la capacidad de laborar en un entorno multilingüe es esencial y que el inglés sigue siendo el idioma preferido por encima de todos.

Como vemos, nos encontramos en un punto de cambio y la situación es apremiante. No sabemos a detalle el alcance que estos cambios, que se siguen presentando, tendrán de forma definitiva, pero sí podemos dar pronósticos sumamente acertados de a dónde nos dirigimos ahora. Por lo tanto, el mejor momento para invertir en nuestro desarrollo profesional con miras a un futuro interconectado y multinacional es ahora; es claro que nos encontramos inmersos en la incertidumbre de una emergencia sanitaria; sin embargo, ésta no deja de ser una puerta a nuevas oportunidades a futuro.

Comparte con nosotros tus opiniones y comentarios; ¿crees que en estos tiempos de crisis existen otro tipo de oportunidades que podríamos aprovechar? No dejes de regalarnos tu opinión.


Deja un comentario