Algunos amazing beneficios y cambios in your cerebro when eres bilingüe

Aprender a comunicarnos es de las primeras habilidades que adquirimos después de nacer. Aun cuando todavía no hablamos, desde los primeros días nuestro cerebro comienza a cambiar desde que escuchamos las primeras palabras. Los bebés van adaptando su llanto desde los primeros días de vida al estar en contacto con su lengua materna; pero aquellos bebés que no presentan este cambio en su llanto tienen problemas posteriores en el desarrollo adecuado del lenguaje.

Incluso cuando todavía no entendemos nada, el lado derecho del cerebro se activa al escuchar ese sonido sin relevancia. Pero a partir de los 6 meses, cuando comenzamos a reconocer ese sonido como nuestra lengua materna, esta actividad cerebral cambia al lado izquierdo.

Así como la música de nuestra lengua materna modifica nuestro cerebro desde el comienzo, existen experiencias que han demostrado modificar estructuras y funciones cerebrales, mejorando nuestras habilidades cognitivas.

Actividades como jugar videojuegos regularmente, hacer malabares, tocar un instrumento musical o hablar al menos un segundo idioma (ser bilingüe) mejoran la capacidad de tus neuronas para adaptar su organización estructural y funcional ante lo que aprendemos; a este fenómeno conocido como plasticidad neuronal.

Ser bilingüe beneficia nuestra plasticidad neuronal, mejorando las habilidades cognitivas relacionadas con la atención, la memoria, el filtro de información y la capacidad para solucionar problemas. Más allá de las ventajas de hablar un segundo idioma en la vida personal y laboral, el cerebro de estas personas funciona de una forma totalmente diferente.

I’m your Cerebro: Nice to meet you!

Contrario a lo que se cree generalmente, el lenguaje está codificado en el cerebro en muchos más lugares además de las, por algunos conocidas, áreas de Borca y de Wernicke. Las cortezas frontal, parietal, temporal y occipital, así como áreas subcorticales, se activan en respuesta a diferentes aspectos del lenguaje. El sonido de las palabras, la estructura de éstas, la relación que hay entre unas y otras, y, en general, cada elemento lingüístico, es representado por un circuito neuronal diferente.

Cuando aprendes un idioma diferente las neuronas y sus conexiones aumentan en regiones involucradas en este aprendizaje

Lóbulo frontal: El mayor Centro de Control bilingüe. What?

En el cerebro de una persona bilingüe se pueden activar ambos idiomas a la vez, pero también, se tiene que evitar que uno interfiera con el otro. Estas personas tienen que esforzarse, a veces inconscientemente, para cambiar de un idioma a otro en un momento. En el cerebro, el centro de control que ayuda a cambiar entre la ejecución de una tarea y otra está “cableado” entre el lóbulo frontal y sus respectivas conexiones neuronales con otras regiones cerebrales necesarias para cualquier tarea específica. En el cerebro de las personas bilingües, el lóbulo frontal, que es el centro de control ejecutivo, domina el cambio de idiomas y evita que un idioma interfiera con el otro y se confundan.

Otras mejorías cerebrales en personas bilingües

Los bilingües tienen mayor densidad de neuronas en las regiones frontales y parietales que participan en este control ejecutivo y en la atención dividida, por lo que tienen mayor capacidad para realizar varias tareas a la vez. Tras aprender un segundo idioma también aumenta la densidad de la región responsable de cambiar de una tarea a otra y de analizar y filtrar información irrelevante, por lo que otro de los beneficios de hablar una segunda lengua es poder solucionar problemas más rápida y eficazmente gracias a la mejora de la memoria funcional y la atención sostenida.

Más beneficios de hablar un segundo idioma:Un buen plan de retiro para una mente bilingüe.

El control ejecutivo comienza a declinar con el paso de la edad, sobre todo después de los 60 años. Se han encontrado efectos a mediano y largo plazo en personas bilingües y se ha demostrado que las ventajas antes mencionadas se extienden hasta la vejez, asegurando la reserva cognitiva, que es un conjunto de mecanismos compensatorios que te protegen contra el deterioro cognitivo y las demencias.

Aprende aquí un poco más sobre la reserva cognitiva.

Después de toda una vida utilizando más de un idioma, se alteran para siempre las redes neuronales responsables de la inhibición, la memoria y la atención, habilidades clave en nuestro desempeño cognitivo. Una vida siendo bilingüe se relaciona con un uso más eficiente de los recursos cerebrales, lo cual a su vez nos da una mayor capacidad para afrontar alguna afección neurológica en el futuro.

Ahora ya lo sabes, ser bilingüe no es sólo una cuestión de manejar otro idioma, sino todo un ejercicio que te hará más hábil en términos neuronales.

¿Se te ocurren otros beneficios relacionados al bilingüismo?

¡No dejes de compartirnos tus comentarios!

Deja un comentario